fuego informe anfapa

Informe de Anfapa sobre las exigencias de reacción al fuego de las fachadas del CTE

Anfapa, la Asociación de fabricantes de Morteros y SATE, ha divulgado un documento técnico donde repasa las principales exigencias de reacción al fuego en las fachadas de edificios que establece el Código Técnico de Edificación – SATE. La conclusión es que las fachadas acabadas con SATE cumplen sobradamente con las especificaciones de exigencia de reacción al fuego que exige el CTE.

En materia de seguridad contra incendios, los edificios en España están sujetos a dos regulaciones: El CTE se aplica a edificios en los que hay permanencia de personas. Y el Reglamento de Seguridad contra Incendios en Establecimientos Industriales (RSCIEI) se aplica edificios, establecimientos y zonas de uso industrial.

Evitar la propagación del fuego al exterior

Ambas regulaciones incluyen el comportamiento ante el fuego en la fachada para evitar la propagación exterior del fuego en caso de incendio. El CTE recoge las exigencias a los productos que se van a instalar en fachadas en el Documento Básico de Seguridad en caso de incendio (DB SI). La clase de reacción al fuego de los materiales que ocupen más del 10% de la superficie de las fachadas o de las superficies interiores de las cámaras ventiladas de dichas fachadas, será como mínimo B-s3, d2 hasta una altura de 3,5 m.

Esto se aplica en aquellas fachadas cuyo arranque inferior sea accesible al público desde la rasante exterior o desde una cubierta, y en toda la altura de la fachada cuando esta exceda de 18 m.

Las Euroclases

Las Euroclases son un sistema de clasificación de comportamiento frente al fuego de los materiales que aporta información sobre la producción de humo, el goteo de partículas y el potencial energético. En el caso del potencial energético, hay siete niveles: A1. Productos que, en ningún caso del incendio, pueden contribuir al mismo. A2. Productos con poder calorífico muy limitado, que en un incendio no aportan una carga significativa al fuego. B, C, D y E. Productos combustibles con un potencial energético creciente. Y productos que no pueden satisfacer ninguna de las exigencias anteriores.

En el caso de la opacidad de los humos, se distinguen tres clases: s1 Materiales de escasa y lenta opacidad. s2 Materiales de opacidad media. s3 Materiales de elevada y rápida opacidad. Atendiendo a la formación de gotas, se describen tres clases: d0 Materiales que no se producen gotas inflamadas. d1 Materiales que producen gotas, pero duran menos de diez segundos. d2 Resto de materiales.

La clasificación de un material será la combinación de las prestaciones de cada uno de estos aspectos. El CTE exige un requerimiento mínimo al SATE de B-s3, d2 aunque generalmente tienen una clasificación muy superior: A2-s1, d0; B-s1, d0 o B-s2, d0. Así pues, se cumple sobradamente con sus especificaciones.

Pruebe también

Carlos Sainz, McLaren, in cockpit with visor raised

McLaren sigue confiando en AkzoNobel

El equipo automovilístico McLaren Racing confía un año más en la alta tecnología de recubrimientos …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies