El CTC crea un recubrimiento del acero contra la corrosión marina y el biofouling

Álvaro Rodríguez durante su presentación del recubrimiento
Álvaro Rodríguez durante su presentación del recubrimiento

El Centro Tecnológico de Componentes de Cantabria (CTC) ha presentado un recubrimiento innovador que permitirá proteger de la corrosión marina y la contaminación biológica (biofouling) a las estructuras construidas en acero. Es un revestimiento específico para el material más utilizado en este tipo de estructuras que protegerá de la corrosión a las estructuras durante más de veinte años y del biofouling durante más de una década.

Gracias a este avance se mejorará la resistencia al medio marino y se podrá optimizar el mantenimiento de las estructuras situadas en el mar. En el caso específico de los convertidores de energías marinas, contribuirá significativamente a maximizar el potencial de extracción de energía marina y a minimizar los costes de operación y mantenimiento.

Este recubrimiento es uno de los resultados que contempla el proyecto MAT4OEC (Advanced Materials for Ocean Energy Converters. Se trata de una iniciativa financiada por la Comisión Europea y liderada por CTC que cuenta con 1,1 millones de euros de presupuesto y con la participación de siete empresas procedentes de España, Reino Unido, Irlanda, Suecia y Bélgica. Entre ellas destaca la cántabra Degima.

El recubrimiento, un avance disruptivo

Álvaro Rodríguez, coordinador del área de Energías Renovables Marinas del CTC, presentó los avances de este proyecto en Edimburgo los días 30 y 31 de enero. Por cuestiones de confidencialidad todavía no se pueden avanzar las características completas del nuevo recubrimiento, pero los investigadores afirman que será un producto único en el mercado llamado a tener un efecto disruptivo dentro del sector.

De hecho, aunque todavía está en una fase inicial varias empresas europeas ya se ha interesado por este recubrimiento, que también se podrá aplicar a otros sectores como la industria naval o el Oil & Gas.

Un proyecto que culminará en 2019

La solución se basa en la mejora de un recubrimiento desarrollado en el proyecto ACORN, propiedad industrial compartida por Degima y la inglesa Alphatek, y en el que también participó el CTC. Aquella investigación desarrolló un recubrimiento que conjuga la tecnología de la pulverización térmica de aluminio (TSA) junto con diversas sustancias anti incrustantes.

A día de hoy, tras definir todas las especificaciones y requerimientos del proyecto, los siguientes pasos serán el desarrollo completo del producto, la validación en diferentes emplazamientos y su posterior industrialización que está prevista para finales de 2019. Una vez se disponga de las primeras muestras, la fase de ensayo se realizará en tres emplazamientos diferentes de Escocia, Irlanda y Santander.

Pruebe también

congreso técnico asefapi

El XXVIII Congreso Técnico de Asefapi tendrá una notable participación

La Asociación Española de Fabricantes de Pinturas y Tintas de Imprimir – ASEFAPI realizará una …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × 2 =

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies